puro opio

images

Hace poco, un sábado, quedamos con los Wikicabrones el Sr.R. y yo. No preguntéis de donde viene el nombre por qué ni yo mismo lo se y me temo que ellos tampoco. Curioso nombre para un grupo de amigos, desde luego.

Nos dirigimos a un kebab cerca del Romea. Estaban viendo el Madrid-Sevilla con bastante expectación y nervios y, cada cierto tiempo, se podían oír lamentos y resoplos. Considero esos detalles lo más bonito del deporte. El sufrimiento ajeno por el temor a una posible derrota o la expectación ante una posible victoria. Sufrir como un masoquista. No tiene precio. Iban 3-2 y en mi opinión el partido estaba bastante sentenciado, pero los nervios estaban tan presentes en el ambiente como el bochornoso calor primaveral que hay desde hace unos días.

Tomo asiento, sabiendo que no voy a cenar nada por que llevo 2 euros y que con eso te puedes comer los mocos del chef, si te apetece claro. Una camarera se acerca. Posiblemente lesbiana, o simplemente hetero. No tiene mucho aspecto de ser de Oriente Próximo la verdad. Lo mínimo que pido en un restaurante de comida extranjera es un poco de personalidad y, en este caso, representación patriótica turca en los trabajadores del local. Muy española diría yo.

-¿SABEN YA QUE VAN A TOMAR?
-No. Aún no.

Simplemente estaba esperando que se fuese a tomar por culo a hablar con el resto de los camareros o a ver el partido, si es que le interesaba. Pero le echa un par de huevos de posible-lesbiana y vuelve.

-Disculpa, ¿SABEN QUE VAN A TOMAR?
-No. En efecto, no voy a tomar nada.

Estoy aquí por el partido como es evidente. No es que me interese mucho, pero al parecer es un partido importante.

El partido termina y salimos del local. Nos dirigimos al Good Food para ver si puedo conseguir cenar por 2 euros algo que se pueda considerar comida. Al llegar, hay una cola bastante habitual en el lugar. Yo me pido mis espaguetis con salsa boloñesa, queso parmesano y orégano. Clásico.

Salimos fuera. Nos buscamos un banco y nos sentamos en la plaza sto. Domingo. Los que nos hemos pedido algo de cenar nos sentamos juntos como una especie de hermandad comedora de pasta. Primer bocado y fua. Un pequeño orgasmo gastronómico se apodera de mi. Pero son todo ilusiones. Pura hambre. En realidad, la comida de ese sitio no es más que pasta sobrecocida, salsas con un montón de agua (de ahí que parezca que van regalando salsa) y un mal parmesano de sobre del supermercado. Pero bueno, mientras haya vicio, habrá hambre.

Casi terminando nuestras cenas, nos percatamos de que delante de nosotros hay un hombre haciendo cosas raras. Raras de cojones. Lo primero que piensas es que está loco. Pero no puede ser. Nos conocemos de sobra a los locos de Murcia; como el Pericles o el vagabundo que parece un Jesucristo alemán con un ojo de cristal que siempre está en la Trapería, por ejemplo.

-Este tío va puesto de algo.

Es la frase que mas se oye en los sucesivos minutos. El hombre comienza a estirarse como si se acabase de levantar de resaca y a hacer cosas raras con las manos y demás extremidades. El cabronazo se pone a hacer una risa parecida a la de El Joker o algo por el estilo. Cabe destacar que llevaba el calzado más raro que he visto jamás; una especie de sandalias de guiri pero que son como un pie pero al mismo tiempo un zapato. Acojonante. Seguido de esto, deja detrás de sí, en un macetero, lo que parece ser un porro. Pero no es un porro ni de coña. O por lo menos no tiene ni el olor. Pienso yo entonces:

-Tiene que ser Opio… o alguna porquería que si la fumas te da orgasmos. No se.

Son mis suposiciones. En realidad sabía perfectamente que no eran pastillas, ni base ni nada demasiado yonki. Pero me parecía demasiado extraño que alguien se metiese un pico o algo del estilo en pleno centro de Murcia. Además, ese ”prototipo” de porro le delata. Más que nada es por aportar posibilidades. No sería del todo descabellado, en cierto modo…

El hombre sigue haciendo cosas raras y cada vez más raras. Ante esto hay risas y muchas dudas. La gente ve en mí (no se por qué) algún tipo de gurú de las drogas y me hacen toda clase de preguntas. Yo contesto lo que se y lo que he aprendido en multitud de documentales que me he visto sobre drogas por puro aburrimiento vital de los domingos por la tarde. Al final, para no ir de entendido, busco en la wikipedia los efectos del opio. Coincide con el comportamiento del tío. Qué hijo de puta. Como se lo sabe montar. Además tenía pinta de extranjero. Danés quizás.

Al final nos cansamos y, tras terminar de cenar, nos marchamos del lugar. El tío se queda ahí. En la gloria, colocadísimo de opio. Se había puesto a dormir y se había dejado el porro abandonado. Tuve la tentación, como todos en realidad.

Tras estar un rato más vagando por las calles, volvemos a nuestras casas.

¿Dónde venderán opio?

Anuncios
puro opio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s