avaricia

descarga

Salgo de clase. 40 minutos en el Registro Civil y pa casa. Esa suave brisa de libertad vital me acompaña hasta mi hogar como mi propia sombra, sin verla… Abro la puerta de mi piso y no hay nadie. Mi habitación parece una cuadra; y estoy convencido de que un caballo sería capaz de organizar un criterio mejor que el mío. Me suda la polla el orden, por que en el fondo, disfruto del desorden. Es más adecuado a mi personalidad.

Cojo los libros que pillé en la biblioteca y me dirijo a devolverlos. Jamás había leido a Bukowski como poeta. Sorprendente, la verdad. Un puto genio. Dejad de leer 50 sombras de Grey y leed al bueno de Charles. Se folla la mente de la gente sin remordimiento. Eso es, un violador de mentes.

Entro y hace un fresco agradable, teniendo en cuenta la temperatura desértica a la que estamos acostumbrados a soportar en los Emiratos Árabes de Murcia. ¿Silencio en las bibliotecas? Una puta leyenda urbana. Ni silencio ni ostias. Nada más que oigo a hombres maduros tratando de toser mocos -incluso los putos pulmones- y a universitarias de primer año con estrés pre-exámenes hablar en tono altivo lo difícil que es el Derecho Agrario o que sus novios pasan de ellas. En el fondo, los comprendo.

Devuelvo mis libros a un tipo que se parece a Emilio, de Aquí no hay quién viva. Tengo prisa por pillar más libros, pero el cabrón es muy lento y le toma la vida fichar 3 putos libros. Pensé en atreverme a vacilarle diciendo ”un poquito de por favor”. Habría sido gracioso.

Termina entonces Emilio de buscar imperfecciones en los libros y me dirijo a pillar más. En cierto modo es como una droga… Como todo ¿No?

Venga Fante. Donde estás. Espero que ningún listillo literato se me haya adelantado. Joder. No está. Puta mierda. ¿ A quién cojones le gusta John Fante? A mucha gente, pero quiero pensar que solo me gusta a mí para justificar mi enfado. Me pongo a maldecir en voz baja y una periquita se me queda mirando. Le devuelvo la mirada a esos ojos color caramelo, pero aparta la mirada violentamente. Qué fracasado.

Al final me conformo con algo de Kafka -que ya es decir- y algo de Chejov. No está nada mal, pero me marcho descontento. De camino, veo la Luna que se estremece por tener que recibir esa cantidad de Sol en la cara. No se llevan bien.

Los libros en cierto modo son como la hierba. Siempre vas buscando la calidad -y la cantidad-. No te conformas con nada. Avaricia, mucha avaricia. Andas buscando purple y te vas con paja. Nos persiguen las ansias de evasión. Qué monazo.

Ostias 5 pavos en el bolsillo.

-Me voy a pillar, luego hablamos.

Anuncios
avaricia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s