Las noches que merecieron un poema

Las noches que merecieron un

poema.

El humo que flotaba

en el bar.

Los ojos

que miraban

otros

ojos.

 

Las noches de cerveza dorada

y hierba

verde como el Edén.

El humo blanco como la Luna

atravesada

en las ventanas

de la luz

nocturna.

 

Despertares necesarios

como el sueño

adormecido por la pesadilla.

El monstruo de la vida.

La solución.

La guía.

 

Saludar con los ojos el regreso.

El reencuentro.

Despedir con los ojos

el momento.

 

Tabaco de liar.

Ojos.

Esos ojos en concreto.

Nervios.

Temblores que te cagas.

Un único momento.

 

Llegó.

 

La noche donde no hay ciegos.

 

Nunca dejaré

de

verlo.

Anuncios
Las noches que merecieron un poema

3 comentarios en “Las noches que merecieron un poema

  1. javidubois dijo:

    Atravesaste el umbral de la puerta en el momento psicológico. Cuanto más sutil la capacidad de observar y sentir, tanto más absurdamente uno vibra y se estremece con las cosas “aparentemente” pequeñas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s