Lo de siempre

untitled-article-1441882776-body-image-1441883689

A estas horas de la noche

ya no queda

nada

en ninguna parte.

Queda el hogar.

La almohada.

La música.

Mirar al suelo

como si fuese arte.

 

Queda descargar la energía

en ese colchón.

Dejarte absorber el alma

por el fracaso

del día.

Por el triunfo de

la noche.

 

Queda mirar los reflejos

de los neones

y de las farolas.

Cualquier destello.

 

Todos valen.

 

Queda sacar las llaves.

Llamar al ascensor.

Entrar y oler

el mal aire

que deja aquel vecino

del décimo

piso.

 

Entrar en la prisión.

Cerrar el sector.

Abrir la puerta.

 

Mirar el catre.

 

Pensar:

 

Ahí debería haber alguien.

Anuncios
Lo de siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s