Suele ocurrir

summer-evening

En la altura,

con las farolas amarillas

y los murciélagos

negros como la noche.

El humo de mi cigarrillo

que se desliza fuera de la

barandilla.

Veo como los coches

viajan en la lejanía

y emprenden rutas de olvido

Y hambre.

De vida.

 

Siento como la ola

de aire otoñal

me hace a mi

y  yo,

la hago a ella.

 

Siento como se van los viernes

y los sabados.

Regresan las semanas.

Viajan los meses.

Trepan por mi piel

las arañas del sueño.

 

El claxon.

El accidente.

El frenazo.

 

No veo el golpe

pero percibo la herida.

 

Dan parte al Seguro,

y seguro,

que me la cascaré

esta noche

mañana

Y  todos los días.

 

Que volverá la noche

todos los malditos días.

 

Las estrellas me hablan en  Morse.

Tintinean distancia.

Susurran tiempo.

Mueren luz.

Viven oscuridad.

 

Cierro la ventana.

 

Abro la cama.

 

Dejo de soñar.

Anuncios
Suele ocurrir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s