Si vinieran los gitanos…

Incluso cuando no lo sabes

la luna está mirándote

allá donde estés.

Te persigue. Intentar

escapar

es tan solo una tontería.

 

Sabe que estás perdiéndote.

Tú también lo sabes.

 

Puedo asegurar que el ultimo aullido

del escondite de la luz

es mío.

Tan solo mío.

Los pantalones encima de la silla.

Los papeles en la mesa.

15 céntimos en la mesilla.

Los cristales empañados.

Libros inútiles.

Un paraguas inútil cuando no quieres

parar el agua.

Gafas de sol inútiles

cuando no te ciega la luz.

 

Los pósters.

El café de esta mañana.

Pañuelos.

La luna no sé dónde está.

 

Ya no me hará falta.

 

Ya no necesito la luna para escribir mis poemas.

Este era el último de mis alaridos oníricos.

 

El amanecer asesina las esperanzas del regreso de mi anhelo mortal.

 

Mañana habrá más café, sin duda.

Anuncios
Si vinieran los gitanos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s